2 de Julio de 2018

¿Tenés hijos chicos? ¿o te acordás cuando eran muy chiquitos?
¿Te acordás la velocidad a la que aprendían cualquier cosa?
En los primeros años de vida hacemos los aprendizajes más impresionantes de nuestras vidas: aprendemos a caminar, a comunicarnos, a pedir lo que queremos, a compartir, a defender lo nuestro…

¿Sabés por qué aprendemos tanto en esos primeros 5 años de vida?
Porque vivíamos rodeado de celebración. Cada logro que hacíamos
–aprender una palabra nueva, patear bien la pelota– venía acompañado de un aplauso, una felicitación o algún tipo de celebración.

¿Y después que pasa que dejamos de aprender todo tan rápido ?
Pasa que dejamos de celebrar nuestros logros.
Entramos al colegio y nos empiezan a marcar mucho más los errores que los aciertos. 

¿Querés tener más confianza para avanzar mucho más rápido en pos de tus metas?
Empezá a poner más énfasis en tus logros que en tus "fallas", como cuando eras chico. 
O como hacés con tus chicos.

Un fuerte abrazo
Verónica y Florencia Andrés

P.D.: ¿te diste cuenta que pusimos la palabras "fallas" entre comillas? Es que nosotras no creemos en las fallas, creemos en las oportunidad de aprendizaje.


Avisale a un amigo para que se suscriba a los tips:


Con Confianza Total... Todo es posible ®
© www.confianza-total.com ®



Compartir
Haga clic aquí para dejar un comentario 0 Comentarios