Wolfgang Amadeus Mozart: la actitud positiva

Si hay un personaje de la historia de la música clásica que se ha ganado un lugar indiscutido en el hall de la fama de los genios es Mozart.

A los seis años, este prolífico compositor ya tocaba el piano en público. Sus obras de arte incluyen muchísimas sinfonías completas y óperas como Las bodas de Fígaro, Don Juan, La flauta mágica y Réquiem. Su capacidad creativa parecía no tener fin: realizó más de seiscientas composiciones. Joseph Haydn dijo de él: «La posteridad no volverá a ver un talento así en al menos cien años». Hoy se denomina «efecto Mozart» a los beneficios que produce escuchar su música. Se dice que las personas logran niveles de concentración mayores a lo normal al oír sus famosas sonatas ya que, debido al ritmo que tienen, el cerebro recibe impulsos que permiten enfocarse más en sus tareas.

Son muchas las estrategias de Mozart que podríamos compartir. Hemos elegido una que a nosotras nos parece determinante para cambiar nuestra mirada de la vida, es un pilar para lograr confianza total en nosotros mismos. Uno de los grandes secretos de este genio era que tenía una actitud positiva frente a todo lo que le pasaba. No dejaba que los reveses de la vida lo frustraran. Esto era algo tan llamativo que había quienes sospechaban que Mozart escondía «algo malo», pues cómo podía ser que a todo lo que le ocurría —incluidas las experiencias dramáticas— él pudiera darle un giro positivo.

En el año 1790, al terminar una de sus óperas, Mozart le envió a su mujer una carta desde Frankfurt. Empezaba diciendo lo siguiente: «Mi concierto fue espléndido, un gran éxito, toqué maravillosamente y fue una noche magnífica…» Y le contaba con lujo de detalles todos los aspectos positivos de su performance. Recién sobre el final de la carta le comenta un detalle: «Ah, en toda la sala sólo había diez personas, pero igual fue una gran experiencia». La revista The Times dijo al respecto: «La inhabilidad de Mozart para creer que él podía fracasar, aun cuando sus conciertos fueran un desastre, era una parte esencial de su genialidad».

Verónica y Florencia Andrés de su Libro Desafiando Imposibles, pág. 235

CURSO ONLINE
"PROGRAMAR LA MENTE PARA EL ÉXITO"

Compartir
Haga clic aquí para dejar un comentario 0 Comentarios